Sin prostitutas en Bruselas y Holanda aprieta

 Mark Rutte, Holanda, Países Bajos, Coronavirus, Prostitución.
Mark Rutte, Primer Ministro de los Países Bajos habla con agentes policiales. Foto Twitter

Las autoridades de Bruselas decidieron paralizar, por tiempo indefinido, la prostitución como medida para evitar más contagios del nuevo coronavirus.

El alcalde de Bruselas, Philippe Close, fue quien ordenó frenar esa actividad así como cerrar hoteles donde las prostitutas atienden a sus clientes.

Las personas que ejercen la profesión más antigua del mundo, tanto en locales como en las calles, fueron informadas de las disposiciones de la alcaldía por la policía local quien  advirtió que harán cumplir lo estipulado por las autoridades.

Además se informó que habrá sanciones para las personas que violen las normativas que incluyen un toque de queda.

En Bruselas, los bares y cafeterías cerrarán desde las 23:00 hasta las 06:00 horas, mientras que los locales de expendio de bebidas o comida cierran a las 22:00. 

Te podría interesar Alica Schmidt funde a Mats Hummels en la sesión fitness del Dortmund

Las autoridades en Bruselas tomaron su decisión luego de alcanzar un 10% de positivos en los test para detectar el coronavirus, lo que indica que es el doble de la media del país.

De hecho, se confirmó que  del 18 al 24 de septiembre se registró un aumento del 41% de hospitalizaciones llegó a ser de 64 por día.

Holanda prueba otras medidas

Mientras que en Holanda, las autoridades tomaron medidas energéticas para intentar frenar lo que las autoridades calificaron como la segunda ola de contagios en el país, pero sobre todo, en las grandes ciudades como Ámsterdam, Róterdam y La Haya.

Te podría interesar Hijo de un príncipe ficha por equipo portugués

El primer ministro holandés, Mark Rutte, argumentó que la decisión se debe a que estiman que dentro de una semana los contagios diarios lleguen a 5 mil por día.

«Estamos haciendo lo mejor que podemos, pero el virus lo está haciendo mucho mejor que nosotros. Por eso tenemos que intervenir, para adelantarnos al virus. Tenemos que limitar temporalmente algunas de nuestras libertades para no tener que renunciar a ellas».

Mark Rutte, Primer Ministro de los Países Bajos

Entre las medidas que se tomaron está que los eventos deportivos se realizarán, pero son público en las gradas, exigen que se establezca el teletrabajo, los holesteles deben cerrar a las 22 horas y en casa se puede recibir, como máximo, a tres invitados.

En las 14 regiones que forman ese territorio, los bares recibieron la orden de cerrar a las 22.00, las últimas semanas estaban abiertas hasta la una de la madrugada.

Polémica mascarilla y el uso encarecido

En los Países Bajos el uso de la mascarilla era solo obligatorio en el transporte público, sin embargo, ahora el ejecutivo recomienda encarecidamente usarlas.

En principio no se hizo obligatorio, porque según explicaron, era contrario a la ley, no obstante, ahora los comerciantes minoristas tienen la potestad de no permitir la entrada de clientes que se nieguen a usarla.

Comerciantes reaccionan

La Agencia Central de Alimentación (CBL), que representa a los supermercados de los Países Bajos, aseguran que apoyan la recomendación gubernamental sobre el uso de las mascarillas, no obstante, dejarán a discreción de los clientes el uso de las mismas o no en sus locales.

Mientras que otros comercios optan por aconsejar a sus clientes, mayores de 13 años, usar el tapaboca.

Prefería que fuera obligatorio

Por su parte, el alcalde de Eindhoven, John Jorritsma dijo que él prefería que el gobierno hubiese decretado el uso obligatorio y a nivel nacional el uso del barbijo, en vez de dejarlo en una mera recomendación.

En esa misma dirección apuntaron las autoridades locales de Rotterdam, Ámsterdam y La Haya quienes optan por exigir mascarillas en todos los espacios interiores de acceso al público, y no solo en las tiendas.

Te podría interesar Las pérdidas millonarias por mes deja el coronavirus

Rutte consideraba que las mascarillas daban una falsa sensación de seguridad porque las personas podían olvidar mantener el metro y medio recomendado.

Pero ante la nueva realidad que vive el país, el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, aseguró que «ahora estamos en una situación en la que tenemos que probar todo«.

El dirigente de los Países Bajos es consciente de que estas medidas tendrá consecuencias económicas, pero advierte que no pueden permitir que el virus se salga de control porque entonces tendrían que tomar medidas mucho más severas como un confinamiento inteligente estrategia contra el virus, que no confinaba a la población, pero sí cerraba los principales lugares de reunión.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email